Consejos sobre alimentación

Consejos sobre alimentación

Es básico y fundamental para cualquier perro tener una alimentación de calidad y equilibrada. De ello depende, en gran medida, su salud, y más, en el caso de animales con estómagos delicados o enfermedades crónicas.

El metabolismo del perro, sobre todo si hace mucho ejercicio, necesita consumir grasas. El repuesto de energía en los perros no se lleva a cabo con los hidratos de carbono, como ocurre con las personas, sino que necesitan grasas de calidad.

Algunas consideraciones que pueden ayudar a elegir una alimentación adecuada para el perro son:

  • Mejor los piensos específicos que la alimentación casera. Nos aseguramos que el animal ingiera todos los nutrientes necesarios y de una manera más equilibrada.
  • Seguir los consejos del especialista sobre el pienso más adecuado para el perro. En la elección influyen factores como: la edad, el peso, o la cantidad de actividad que realiza el perro. El envase de pienso debe contener información sobre: el producto, la edad a la que está dirigido y el fabricante.
  • Elegir productos que no sean demasiado baratos. La bajada de precio suele ser a costa de la calidad. Mucha gente cae en el error de afirmar “pues el se lo come todo y parece que le gusta”. 
  • Constatar que en el envase figura la siguiente información: nombre del producto, peso neto, análisis de nutrientes, lista de ingredientes, datos del fabricante (dirección, teléfono), información sobre para qué edad es el pienso y la cantidad recomendada a ingerir según el peso del perro.
  • La latas de comida no deben estar abolladas. No es recomendable que los sacos de pienso tengan manchas de grasa en el exterior.
  • En el producto se debe especificar para qué edad es el pienso. No puede servir para cachorros y adultos de manera indistinta.
  • Es un error comparar los ingredientes de los piensos caninos con los destinados al consumo humano. Las necesidades nutricionales son diferentes. El sistema digestivo de tu perro es diferente al tuyo y la comida humana suele ser demasiado salada, rica en proteínas y pobre en minerales o nutrientes esenciales para garantizar una dieta equilibrada para tu perro. Si quieres mimarle de vez en cuando con un poco de comida casera, una buena opción es el pollo cocido (totalmente deshuesado). Es fácil de digerir, está llena de proteínas y contiene vitaminas y minerales. Los veterinarios suelen recomendar el pollo con arroz o el pescado blanco con arroz para los perros que se están recuperando de molestias gástricas.
  • No caer en el error de dar golosinas y chucherías al perro: galletas, queso, helado, chocolate. Sus dientes se pueden dañar, resentir su estómago y tener sobrepeso.
  • Cuando el perro ha ingerido la ración diaria de pienso que le corresponde, no hay que permitirle que acuda a la mesa a implorar por las sobras. Se trata de una norma que ayuda a proteger tanto la salud del perro, como a educarle para evitar futuros problemas de comportamiento.
  • Aunque la carne cruda parezca la alimentación natural para los perros, puede contener bacterias que les produzcan enfermedades.
  • Aunque algunos alimentos sean saludables para nosotros pueden enfermar gravemente, o incluso provocar la muerte, a nuestros perros alimentos como el chocolate, las cebollas, el ajo y las uvas o uvas pasas. El ruibarbo, las espinacas y la remolacha también son tóxicos para los perros.

Un perro normal y sano que se alimente con un producto fabricado para mascotas nutricionalmente completo y equilibrado no necesita complementos alimenticios. Si tu perro tiene necesidades nutricionales especiales, provocadas por la gestación o por una enfermedad, pide a tu especialista que te recomiende una dieta nutricionalmente equilibrada formulada específicamente para sus necesidades. La adición de suplementos por cuenta propia, sin mantener la debida proporción con los demás nutrientes, puede favorecer malformaciones óseas y otros problemas.

Dejar una Respuesta

Protected by WP Anti Spam