Papá, Mamá, ¿puedo salir a correr con el perro?

Papá, Mamá, ¿puedo salir a correr con el perro?

Buenos días amantes del mushing, hoy queremos reflexionar sobre el deporte con perro. Cada vez más es la gente que está animándose a salir a correr con su perro. Es más la gente que conoce lo que es el canicross o el bikejoring, quizás no con este nombre, pero ya no es tan extraño que alguien te diga que sale a correr o en bicicleta con él. Pero como siempre que se populariza una disciplina nueva también existe una gran desinformación y provoca que cometamos algunos errores. Hoy vamos a intentar dar las primeras pautas básicas para la práctica de este deporte.

Primero de todo hay que diferenciar bien cuando se utiliza un vehículo y cuando no. Si salimos a correr dependemos de nuestra condición física y la del perro. En este caso las fuerzas en cierto modo “están equiparadas” aunque más adelante explicaremos que no es exactamente así. Pero si utilizamos un vehículo (bicicleta o patín) tenemos que tener la conciencia que nosotros podemos descansar y el perro no.

A continuación vamos a realizar algunas observaciones que todo aquel que quiera iniciarse debe hacerse:

¿Apto para todos?

En el caso del Bikejoring rotundamente no. Al ir delante de una bicicleta hace que muchas razas no sean óptimas como las pequeñas por motivos obvios, perros braquicéfalos y totalmente prohibido para perros con problemas articulares (displasia de cadera, de codo, etc.) y mayores o en estado de crecimiento. En el caso del canicross si que se puede practicar con cualquier perro pero hay que tener muy en cuenta las distancias y el terreno.  El sentido común es el que debe primar y SIEMPRE hay que preguntar a un profesional.

Razas más apropiadas

En el caso del canicross debemos adaptar la carrera a las condiciones de nuestro perro, lo importante es que ambos podamos disfrutar.

En el caso del bikejoring, no es muy recomendable para perros que por su tipo de cabeza o morfología no puedan aguantar una carrera intensa de longitud media. Los mejores especialistas para el Bikejoring son razas creadas en los países nórdicos para los deportes de tiro, como son el Greyster o el Alaskano, pero el rendimiento de otras razas atléticas con características deportivas como el Pastor Australiano o el Border Collie no están mal para disfrutar practicando esta disciplina.

Riesgos

Además de descartar a ciertos individuos, hay que tener en cuenta algunos riesgos que comporta el bikejoring ¿Habéis pensado en los atropellos del perro? Imaginad la situación de lesionar de gravedad a vuestro compañero. El ir en una bicicleta hace además mucho más probable la caída ante una situación de distracción (una perdiz, un gato, un conejo, etc.) Para reducir estos riesgos se puede usar en los entrenamientos (no en competición porque es otra modalidad) el patín o scooter, esta herramienta permite ir muy cerca del suelo y tiene una maniobrabilidad muy alta comparada con la bicicleta. Otro de los riesgos que se derivan de esta práctica es la velocidad que se puede alcanzar en las bajadas, el “bikejorer” debe contar con la suficiente técnica encima de la bicicleta como para no provocar un accidente al enredar la línea de tiro con la rueda delantera (accidente común que bloquea la rueda repentinamente, la caída está casi asegurada).

Entrenamiento

Es complicado hablar de un plan de entrenamiento general. Si cada persona es un mundo, imaginemos añadirle un perro a esta ecuación. Sin conocer al equipo en concreto la primera idea que debemos quitarnos de la cabeza es que nuestro compañero es una máquina de correr. El perro, al igual que nosotros, debe adaptarse poco a poco al entrenamiento y a la actividad física.

Más adelante daremos pautas de entrenamiento os si preferís un plan de entrenamiento personalizado nos podéis escribir a contacto.

Algo muy importante es que el perro SIEMPRE debe quedarse con ganas de más (al menos en distancia sprint), es decir, no se debe llegar a acabar con un perro que siente un “estado de pájara” ya que puede provocar que el perro mida sus esfuerzos en próximos entrenamientos saliendo a “reservar fuerzas”.

Aprovecha las horas de más frío. El frío extremo favorece el rendimiento de los perros. Por supuesto que en los meses de calor no se puede entrenar debido a las altas temperaturas en la mayor parte del país.

Lo más importante, disfrutemos juntos haciendo deporte!!!

Dejar una Respuesta

Protected by WP Anti Spam